Casi Casi un Amor Prohibido


Ya en la recta final y a suerte de despedida la bahía Margarita nos regaló un día soleado como pocos. Ni un cirrus ni un stratus solo el sol radiante del verano antártico, una gaviota cocinera y un cormoran de ojo azul, visitantes habituales del islote Barry


4 comentarios:

Anónimo dijo...

que hermosas fotos !!!

Rocio dijo...

que envidia !!!!!!....

betty dijo...

,dicen que no hay amor imposible...pero donde harian el nido ,digo yo?

Estanislao López Morgan dijo...

Media temporada en cada islote (¿?) =P